• home
  • Contacto

Testimonios

Testimonios de pacientes y alumnos de Alejandro Hernández, Maestro y Terapeuta de Reiki.

 

Me Sane con Reiki y me Transformo en Maestra de Reiki:

 

Hace algunos meses atrás pasé por un episodio muy dolorosoen mi vida, una decepción amorosa que me dejó destrozada, sumado a un estrés importante en el plano laboral y familiar. Dormía 2 horas diarias y no era capaz de comer nada, estaba con dolores muy fuertes de colon irritable que a penas me dejaban caminar. Me encontraba a punto de terminar un post título muy importante de mi carrera y no sabía como continuar, me sentía con los brazos atados, sin salida.

 

Soy profesional de la salud, dedicada a la medicina convencional y concreta, pero descubrí una maravillosa alternativa con un poder curativo impresionante, el Reiki.

 

Volví a dormir y a comer, nunca más sentí un dolor parecido al colon irritable (Sin medicamentos, sin licencias) Terminé mi postítulo con nota máxima y alagada por todos. Viví todas las etapas de mi duelo amoroso y hoy soy un ejemplo de resiliencia. Reiki me devolvió la esperanza de que habían otros caminos para continuar, no es magia, no es placebo. La única magia está en creer.

 

Agradezco todo lo que viví, agradezco infinitamente haber llegado a las mejores manos : Alejandro Hernández Lemus, excelente terapeuta que realiza un trabajo muy dedicado y con mucho amor.

Agradezco poder cantar los principios de Reiki por las mañanas, agradezco haber dejado el negro y vestirme con los colores más fuertes que encuentre, no para resaltar, sino porque así me siento, una mina Empoderada, una mina Power !!,

agradezco disfrutar de la música… y si estoy abrumada y triste, agradezco ser capaz de subirle el volumen!!! Agradezco la compañía de todos mis familiares y amigos y también agradezco todos mis momentos de soledad. Agradezco todos los

días ¡! No hay nada mejor que vivir la vida con la mente, cuerpo y espíritu alineados…

 

1era sesión de Reiki:

Alejandro: Mara, cuéntame en una palabra ¿ Qué es lo que tienes, qué es lo que quieres sanar?

Mara: Pena, una inmensa e infinita pena.

 

Ultima sesión de Reiki:

Alejandro: Mara, cuéntame ¿Cómo vienes hoy a tu última sesión?

Mara: Felíz, inmensa e infinitamente feliz.

 

Mara Ipinza Latoja.

Santiago, 2015.

 


imageTrabajo con personas enfermas y en la práctica de mi profesión se hace evidente el vacío que existe en la medicina tradicional en el plano espiritual y de las emociones para llegar a lo que conocemos como salud. Entonces comienzo una búsqueda inconsciente y como una coincidencia maravillosa llego a la práctica de Reiki.

 

Se abre un mundo de posibilidades, se derriba un muro de limitaciones en mi trabajo y tengo una nueva oportunidad de ayudar a las personas a recobrar la salud. Pero más que eso, reconozco la capacidad de ser y vivir mejor.

 

Entiendo que Reiki siempre estuvo presente en forma de intuición. Como la vocecilla que nos dice que miremos a los ojos a las personas cuando queremos comunicarnos, que usemos el tacto cuando queremos acabar con una discusión o que abracemos cuando las palabras sobran. No es solo una imposición de manos, es entender que hay una manera plena de entregarnos a los demás.

 

Como enfermera tengo mis aprehensiones, viniendo de una formación científica espero una prueba práctica y medible de la efectividad del tratamiento. Trabajo en una Unidad de Cuidados Intensivos y cuando tengo la posibilidad, mediante energía Reiki, de acompañar a una persona en el proceso de muerte, guiarlo, tocarlo, darle calor y amor, las dudas se disipan y viene una sensación de paz y confianza.

 

Cuando Reiki llega se abre una ventana y con energía y luz todo se ve más nítido, sano y bello.

 

Paulina Herrera V.

Enfermera Universitaria (Chile – Iniciada en Reiki I – Clínica de Reiki)


CURSO MAESTRÍA EN REIKI


Maestro, de nuevo muchas gracias por todo.


http://travelreportmx.com/wp-content/uploads/2014/06/datos-curiosos-francia21.jpgMe fui de Francia (Paris) porque había conseguido todo lo que es a nivel material. Estaba frente a un muro y siempre tuve la sensación que había otra cosa que vivir en esta vida. Me vine a América Latina para empezar un viaje y escuchar las diferentes señales que me podía dar el Universo.


Después de un viaje de 6 meses, me quede en Santiago de Chile y sentí en mi corazón que tenía que aprender Reiki. Empecé a buscar por internet Cursos de Reiki y encontré la Clínica de Reiki y al Maestro Alejandro Hernandez. Ha sido para mí un lindo encuentro, que me cambio totalmente la vida.


He sido una persona muy centrada a lo material y era muy escéptico de una terapia natural que no se puede ver con los ojos. Mi Maestro me hizo Reiki, vi y sentí en mi cuerpo la fuerza de la energía universal . Cambio mi manera de pensar y de ver las cosas de otra manera que no fuera físico o material.


Ahora con el Diploma en mano, sé que solo es el principio de un largo camino espiritual y ahora mi deseo es poder transmitir a toda la gente lo que es el Reiki. Hoy, estoy abriendo una consulta en la ciudad de Santa Fe en Argentina.


Olivier Pérez – Ingeniero y Master en Negocios (Francia – Egresado Curso Maestría en Reiki – 2014)



Estimado Alejandro:

 

Solo darte las gracias por tu gran ayuda que fue fundamental para mí, para poder seguir adelante. Me devolviste parte de la Sandra que estaba totalmente perdida, confundida, abrumada, sola y triste. Siento hoy un profundo agradecimiento y necesitaba decírtelo. Vivo todos los días en Reiki, lo traspaso a quienes pueden necesitarlo y lo aplico a diario, se transformó en la más bella forma de vida. Aún hay momentos difíciles, pero no me olvido de tu trabajo y mejoro día a día.

 

Te envío un gran abrazo y muchísimas gracias.

 

Sandra E. B. (Chile – Paciente – Clínica de Reiki)


Cuando decidí tomar clases de Reiki. En la primera entrevista que tuve con mi maestro Alejandro, estaba convencida que empezaba una nueva experiencia en mi vida, pero más que nueva ha sido un redescubrimiento en el ámbito espiritual, ser capaz de reconocer el verdadero sentido de vivir. Desafortunadamente pasamos tiempo valioso preocupados de los afanes del día a día sin detenernos a disfrutar de todas las cosas maravillosas que Dios nos regala: compartir en familia, cocinar, ver la majestuosidad del mar, la libertad de un ave al volar, los colores y sonidos de la naturaleza, Son regalos maravillosos que disfrutó plenamente.

 

Al ser iniciada Reiki esas cosas que había dejado de lado, empezaron a fluir nuevamente en mí. Sobre todo sentir en forma especial la presencia de Dios en mi vida, madurando día a día mí practica Reiki con todos los principios y experiencias aprendidas. Lo más hermoso al iniciar impartiendo terapias Reiki es todo lo que el paciente es capaz de transmitir después de una sección, sentir que verdaderamente eres canal de amor, y poner en práctica todas las enseñanzas y experiencias transmitidas desde el primer día de clase.

 

La metodología utilizada por el maestro de Reiki es interesante, al impartir clases personalizadas, teórico-práctica desde el primer día del taller, transmitiendo al iniciado todas las herramientas básicas que le son de utilidad en su caminar como terapeuta Reiki y como en mi caso para llegar a Maestra Reiki

 

Mathjori Cantillo Z. (Colombia – Egresada: Curso Maestría en Reiki – Clínica de Reiki)


Estimado Alejandro:

 

Al ser titulada como Maestra Reiki, deseo transmitirles a los iniciados la responsabilidad y la misión de ser Canal de Amor, aprendiendo a escuchar, logrando que sean capaces de alcanzar la armonía y la paz espiritual requerida para ser un verdadero Canal de Amor.

 

Este curso me ha servido para entender un poco los acontecimientos vividos en el ayer. Hoy me sirvió para aprender a canalizar y utilizar las mejores herramientas, aplicando lo mejor que tiene el ser humano para conectarse con el mundo espiritual. Te doy las gracias por tu tiempo y enseñanza de esta práctica maravillosa, tu calidez y sencillez para transmitir cada día tus conocimientos adquiridos, me voy muy contenta y satisfecha de lo aprendido.

 

Que dios y los ángeles te acompañen siempre.

 

Yenny P. (Venezuela – Egresada: Curso Maestría en Reiki – Clínica de Reiki)


A mi Maestro:

 

Sólo sabía que al imponer las manos sobre las cabecitas de mis hijos cuando eran pequeños y proporcionarles alivio cuando se sentían mal y que en mis sueños repetidos tantas veces sanaba a la gente me hiso pensar que quizás había hecho algo así en otra vida. Me gustaba pensarlo, y desde mi ignorancia lo hacía aun cuando los niños ya estaban incluso grandes.

 

Fue en una de mis tantas idas al Valle del Elqui que me entusiasmé con su energía y que todas las personas donde estaba tenían algo especial, por supuesto me sentí atraída y especial también. Volví a Santiago con la firme convicción de hacer un Taller de Reiki, porque eso era lo que me gustaba. Busqué en varias partes pero el destino me llevó al Centro que tiene Alejando mi Maestro y allí es donde me quedé, teniendo la seguridad de estar en el lugar correcto.

 

El aprendizaje ha sido un proceso pero al mismo tiempo me parece que lo hubiera hecho desde siempre, que esto no es algo nuevo ni extraño para mí y ya desde la primera clase lo practiqué con mi familia. Siento que hoy se abre una puerta cósmica de colores, de luminosidad, de transmutación y esta puerta me invita a entrar en un mundo de generosidad, humildad, conexión y por sobre todo de amor. Un amor sanador desde lo más sensible y mágico, un deseo de dar alivio a quien lo requiera, un deseo de regalar un momento de paz y conexión consigo mismo.

 

La generosidad de querer dar unos minutos de mi vida en pos de otro, la humildad para reconocer que sólo soy un canal transmisor, la conexión con mi ser y con el Ki, y el amor que siento al entregar este servicio. El ver tanta carita relajada y agradecida me da la energía para seguir practicando y por supuesto pasar a otros niveles más avanzados.

 

Hoy me siento feliz y expandida, agradecida por esta oportunidad mágica en un momento de mi vida en el que llegan cosas impensadas y maravillosas, el fruto de dar siempre amor al resto hoy se hace presente y se devuelve con creces, soy una agradecida de las bendiciones de nuestro Padre.

 

Con mucho cariño,

 

Ximena Sánchez (Chile – Iniciada en Reiki I – Clínica de Reiki).


Estimado Alejandro:

 

Es muy difícil poder expresar en unos breves párrafos lo que significó el proceso de Sanación. Pero incluso más allá de eso, es casi imposible lograr describir plena y profundamente lo que significó mi primera aproximación a la medicina natural.

De alguna manera mi llegada al Tratamiento de Reiki, se dio en un contexto de desesperación, al llevar más de un año y medio con síntomas de mareos y malestar general, gatillados por estrés.

 

Después de muchos exámenes, doctores y remedios que no daban con la raíz y menos la solución a mi problema, me abrí a darle una oportunidad a la medicina natural y los resultados fueron espectaculares.

 

Reconozco que ese contexto de desesperación en resolver mis síntomas me hicieron llegar bastante escéptico a la primera sesión. Tanto fue así que una de las primeras cosas que pregunté fue: ¿Cuál es la garantía que después de estas sesiones sanaré?. Aparentemente era el primer incrédulo que osaba preguntar algo así. Finalmente no hubo necesidad de garantías porque el proceso de sanación fue todo un éxito.

 

Poco a poco, sesión a sesión iba volviendo a sentirme como el de siempre, lentamente y de forma natural mi cuerpo fue dejando atrás esos molestos síntomas que naturalmente habían llegado. El poder experimentar la enorme potencia de la energía que existe en uno, que incluso es capaz de sanarte, si un Maestro como Alejandro intermedia para que fluya de manera ordenada y haga bien su trabajo, es algo simplemente impresionante.

 

Voy a estar por siempre agradecido de haberme abierto a darle una posibilidad a la Medicina Natural, donde veo un mundo por explorar. De Alejandro Hernández, que con mucho tacto, tino y diálogos fue trabajándome hasta dejarme con la energía sanadora y bien dirigida con la que siempre funcioné. A Dios por haberme inspirado a explorar ésta alternativa. Por esto y por todo lo que pueda dejar afuera en éstos breves párrafos difíciles de relatar en toda su dimensión como planteaba en el inicio. GRACIAS TOTALES.!

 

Cristóbal. (Chile - 29 años, Ingeniero Comercial – Paciente Clínica de Reiki)